ENOJO Y PÁNICO POR EL DESABASTO Y ALZA DE PRECIOS EN GASOLINAS

Ante la falta de abasto de gasolina en la mitad del país y el aumento desproporcionado del combustible, se han previsto a nivel nacional,  posibles  actos de especulación, boicots a gasolineras, paros, marchas y  la creación de un Frente contra el alza de la gasolina. Sin duda, muchos están convencidos que este golpe a la economía de los mexicanos  será la tumba del PRI para el 2018.

De acuerdo con las versiones Petróleos Mexicanos (Pemex) la escasez del combustible que se agudizó en los estados del Bajío y del sureste mexicano como Guanajuato, Michoacán, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas, se debe a una serie de factores,  entre ellos el incremento de 50 por ciento en la demanda o el cierre de ductos, al tener localizadas tomas clandestinas del combustible. Frente a esta situación Pemex llamó a la población a evitar compras de pánico y a confiar en el pronto restablecimiento normal del suministro.

Por su parte, los empresarios gasolineros han asegurado que este inédito suceso se debe a la incapacidad financiera de Pemex para pagar por los combustibles importados (el cual, en este año, vivió un pico histórico), así como a una caída dramática en la capacidad operativa de las refinerías instaladas en el país.

A  pesar de que la liberación de precios se anunció desde la controvertida reforma energética, el discurso oficial se centró en que habría combustibles más baratos y ya no habría más gasolinazos mes a mes, como siempre la especulación y el enfado de la mayoría no se presentó hasta que se hicieron los anuncios de las nuevas tarifas para el 2017, por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Hace unos días el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profecto), Ernesto Nemer Álvarez, informó sobre un operativo nacional de vigilancia en gasolineras para detectar y denunciar actos de especulación en la venta de combustibles.

En los estados como San Luis Potosí, Guanajuato, Michoacán, Zacatecas y Aguascalientes, así como en algunas regiones de Jalisco, en donde se han reportado violaciones a los derechos a los consumidores se aplicará con mayor vigor este operativo.

Por otra parte, en la Ciudad de México, la Asamblea Legislativa desde la bancada perredista, el diputado Mauricio Toledo anunció un frente contra esta disposición e hizo un llamado a los diferentes grupos parlamentarios:   “para realizar un acuerdo de estabilidad y gobernabilidad, además de formar un frente único para frenar este abuso que repercutirá en cadena en un aumento de precios, lo que afectará la economía de los mexicanos”. Toledo calificó de irresponsable al titular de la dependencia, José Antonio Meade y al Gobierno Federal por las medidas que aseguró, desestabilizarán al país.

Entre otras acciones, Toledo informó que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) realizará una marcha para frenar el alza en los combustibles. En las redes no se hicieron esperar los boicots y  propuetastas para no cargar gasolina los primeros tres días de enero, otros tantos para bloquear con autos a las gasera. Otros más conminan a usar el poder ciudadano para manifestar su molestia e inconformidad ante esta decisión e invitan a los consumidores a que únicamente pegan 6.82 pesos, por litro de gasolina.

Mientras tanto el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo el pasado 6 de diciembre que los mexicanos no tienen por qué asustarse, pues el precio de la gasolina se va “divorciar” de cuestiones tributarias o  políticas.  Además el precio va subir o bajar de acuerdo con los mercados internacionales como en toda América, Europa y Asia Pacífico.

“De hecho, en la historia del país, la gasolina, prácticamente con excepción de algunos meses del año pasado, solamente se había subido y nunca había reflejado una condición a la baja. Y lo que veremos ahorita, a partir del próximo año, es que la gasolina habrá veces que suba y habrá veces que baje, como se vayan ajustando las condiciones de mercado”, comentó en entrevista con la cadena Radio Fórmula.

Entonces,  según el responsable de la Hacienda en el país, esperemos a que se cumpla la tan ansiada baja del combustible, para que luego… vuelva a subir, mientras se incrementan los precios, según anuncios y previsiones económicas, de la electricidad, el gas, el agua y se presenta una inflación del 5%.

El encono de los usuarios va directamente contra Enrique Peña Nieto, a quien le exigen ponga un alto no sólo a las tarifas de agua, luz, gas domestico y la gasolina que son desproporcionadas, en comparación con Houston, Texas en donde la gasolina (Marca Pemex) por litro tiene un precio de 6.82 pesos, prácticamente 50% menos que en México.

Los precios máximos en la Capital, anunciados por la Secretaría de Hacienda, serán de 16.33 pesos por litro para Magna, 18.20 pesos para Premium y 17.07 para diesel, lo que significará un incremento de 14.2, 20.1 y 16.5 por ciento, respectivamente, en comparación con el precio que registraron dichos combustibles en diciembre de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *