CRÓNICAS NEGRAS: MISCELÁNEA DE FIN Y PRINCIPIO DE AÑO

Víctor M. Navarro

Finalizó el 2016 calificado como el año más violento en la violenta administración del señor Peña Nieto. Y escribo violenta porque en lo que va de este sexenio no hay institución pública sin manifestar el ejercicio de hostigamiento latente en contra de empleados, afiliados o la sociedad de a pie –es decir el pueblo-.

 

Habría que apuntar violencia en el discurso vertical y horizontal; nunca antes el crimen organizado había tenido un campo de acción tan amplio, tanto que más de media docena de gobernadores resulta que son unos raterazos y nadie de la clase política, ni presidencia ni gobernación se había dado cuenta.

 

En este país si una persona se roba unas latas de comida y pan, es remitida a la cárcel, pero sin gobernador saquea a su estado y esquilma millones del erario público es exonerado y hasta protegido por su partido y contertulios políticos: paradoja de paradojas…más bien parajoda.

En estados como Texcoco desde el principio de este sexenio se han implementado nuevas corporaciones policiacas y contradictoriamente únicamente han servido para que el crimen se exacerbe, documentan asociaciones civiles que los secuestros en los últimos tres años han aumentado hasta en un 70 por ciento.

 

En Querétaro se privatizó el sistema de limpia, lo cual era sin duda una de las medallas para un estado y ciudad que siempre brilló por su efectividad en ese rubro, calles sin basura y relucientes. Ahora la clase política tuvo la brillante idea de contratar un empresa para realizar esas funcione$$$. Y sin embargo en varias de las colonias en la periferia de la capital la delincuencia y el robo se han incrementado, poniendo de manifiesto negligencia y el despropósito de autoridades.

 

En Puebla hay quejas fuertes contra el gobernador Rafael Moreno Valle acusado en la Cámara de Diputados de desvió de recursos públicos, y lo que salta a la vista es la profusión de campañas de autopromoción en medios nacionales. Y Creo que el muñequito se quiere presidenciable, si el país sigue caminando al revés podríamos decir reúne los requisitos.

 

Guerreo y Oaxaca, todo el año pasado fueron un hervidero de violencia, imprecisiones políticas, asesinatos, desapariciones y una verdadera falta de respeto a la ciudadanía del país entero.

 

La flagrante y lamentable ignorancia de nuestra clase política ha propiciado que el tema educación sea un espantajo, un botín del que sacan raja todo tipo de grupúsculos, lidercetes, politicuchos y mercenarios institucionales. Bueno la SEP vive tiempos de servilismo e imposición, y la manera de sostener este discurso es con la represión velada y a veces no tanto.

 

El sector salud no ha estado ajeno a esta violencia soterrada; los servicios de las instituciones para la asistencia pública (ISSSTE, Seguro Social) han suspendido servicios y entrega demedicamentos a las clases necesitadas, sistema desmantelado para justificar la inversión de empresarios y dar paso a la privatización.

 

En este 2017 hay muchas cosas que rectificar y enmendar, todos necesitamos de una nueva conciencia nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *