¡Violencia imparable!

  • Autoridades confirmaron que este 2016 aumentaron los homicidios alcanzando 39 mil 809, tres mil más que el periodo anterior
  • Secuestro y extorsión a la alza

 

Enrique Luna/ Reportero

Twitter @Enrique_LunaP

 

La estrategia de seguridad implementada por las autoridades en los últimos años ha sido un fracaso, así lo demuestran cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) que contabilizó 39 mil 809 homicidios durante el 2016 pasado.

Al presentar la medición anual de los delitos de alto impacto el organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob) aceptó que la incidencia de asesinatos aumentó 3 mil 500 víctimas en tan sólo 12 meses, ya que durante el periodo anterior se registraron tan sólo 36 mil 289 incidencias.

Cabe destacar que la cifra de homicidios se divide en dos vertientes, dolosos que se realizaron con alevosía y ventaja contabilizándose 22 mil 932, de los cuales fueron cometidos en su mayoría por el crimen organizado; pero en el 2015 los números fueron inferiores siendo 18 mil 673.

Mientras tanto las muertes incidentales o culposas tan sólo fueron de 16 mil 877, mientras el año pasado se contabilizaron 17 mil 616, en pocas palabras hubo una reducción, sin embargo este tipo de muertes ocurren generalmente en accidentes de tránsito.

A diferencia del año pasado el estado donde más homicidios se cometieron fue Guanajuato con 3 mil 121 casos, seguido del Estado de México que ahora se colocó  en segundo lugar registrándose 3 mil 053m,  diferencia de unas pocas decenas.

Otros estados con una alta tasa de muertes violentas son Guerreo con 2 mil 844 víctimas; Michoacán 2 mil 714; Tamaulipas mil 712 y Veracruz que alcanzó 2 mil 200 víctimas.

Afortunadamente en la Ciudad de México el índice de homicidios se mantuvo prácticamente estático, en 2015 se registraron mil 689 casos, mientras el año pasado mil 731, sólo 42 más.

Mientras tanto las entidades más seguras con apenas cien homicidios fue Nayarit con 105; Yucatán 110; Campeche 187; Aguascalientes 268, casi todos de manera incidental.

Aumenta secuestro y disminuye  extorsión

Afortunadamente las autoridades han logrado contener el secuestro y disminuir la extorsión, delitos que afectan a la población civil; según el (SESNSP) este 2016 de denunciaron mil 383, mientras un año antes ocurrieron 62 menos, es decir 1321.

El Estado de México fue el estado con más secuestros al nivel nacional denunciándose 273, seguido de Tamaulipas con 237; pero este 2016 Baja California Sur fue la única entidad del país donde las denuncias por secuestro fueron nulas.

En el caso de la extorsión este flagelo se mantuvo igual, el pasado 2015 se denunciaron 5 mil 350 hechos, mientras el pasado 5mil 374, sólo 24 más.

Una tercera parte de las extorsiones se concentraron en el Estado de México con 993 denuncias; Ciudad de México, 609 y Nuevo León 653, es decir las extorsiones son comunes en las grandes urbes.

Se incrementan delitos en la Ciudad de México

Sobre la ciudad de México el secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública confirmó que los homicidios se incrementaron de mil 689 a mil 731 delitos en un año.

Pero en materia de secuestros la incidencia se redujo considerablemente al registrase el año pasado 54 casos, mientras que en el 2016 sesenta y dos; en el caso de las extorsiones en la capital del país personas denunciaron este 2016,  609 casos, mientras el periodo anterior 639, en pocas palabras la tendencia se mantuvo.

Puebla supera inseguridad

Al parecer la estrategia de seguridad ha funcionado en el estado de Puebla, según   el SESNSP de la secretaría de Gobernación (Segob) en 2015 se cometieron en el estado mil 392 homicidios, mientras este año la incidencia se redujo nueve delitos menos quedando en mil 383.

 

 

Gobierno presume logros del 2016

En el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Gobierno de la República dio a conocer el informe federal de datos preliminares en materia de seguridad, correspondiente al periodo del 1 al 31 de diciembre de 2016.

 

En el rubro de los aseguramientos, los datos señalan que se incautaron un total de 52,600 kilogramos de drogas, entre las que destacan marihuana, cocaína y metanfetamina.

 

En relación a otros decomisos, se reportan 1,067,418 pesos mexicanos y 17,593 dólares americanos; 610 vehículos; 176,690 litros de combustible; 333 armas; 59,748 cartuchos y cargadores; así como 37 equipos de comunicación y cómputo.

 

Estos datos preliminares son elaborados por la Procuraduría General de la República.

 

Millones de armas ilegales inundan el mercado mexicano

 

En cifras de “muerte y sangre”, autoridades policiales y ministeriales de los tres niveles de gobierno, así como organizaciones nacionales e internacionales expertas en el tema, revelan que en México “circulan” por lo menos 15 millones de armas de fuego, la mayoría de ellas adquiridas en hasta 12 mil armerías norteamericanas instaladas en la frontera norte del país, las que podrían cerrar ante la amenaza del presidente Donald Trump de construir el “muro de la ignominia en la línea divisoria de ambos países”.

“Ellos ponen las armas y nosotros los muertos. Ellos son quienes compran y consumen inmensas cantidades de droga y nosotros los que tenemos que pagar las consecuencias de la violencia sin límite en que han incurrido las empresas del crimen organizado para manejar el sórdido y sangriento mundo del narcotráfico, el que se nutre con las armas que se fabrican y venden, generalmente de manera ilegal, en armerías de la Unión Americana”, acotan analistas de la problemática, quienes estiman que las pérdidas económicas por parte de las armerías norteamericanas serán multimillonarias si se construye el muro.

Pese al enorme esfuerzo que a diario realizan las Secretarías de la Defensa Nacional y Marina Armada de México, Procuraduría General de la República, Comisión Nacional de Seguridad y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, entre otras dependencias, entre las que destacan la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, al mando de Rodolfo Fernando Ríos Garza, para frenar el flujo de armamento, el flagelo va en aumento, lo que ha generado mayor inseguridad y violencia. Se estima que anualmente dichas autoridades decomisan entre 100 mil y 150 armas de fuego.

Se destacó que entre el armamento de asegurado a los “comandos de la muerte” figuran metralletas calibre 50, mejor conocidas como “Barret”, con capacidad para derribar aviones y cualquier tipo de aparato aéreo y “perforar cualquier tipo de blindaje, sin importar el nivel que tenga”.

Las cifras son verdaderamente aterradoras si se toma en consideración el daño que con las mismas se pudo haber ocasionado a la sociedad en su conjunto, la que se encuentra prácticamente a merced de esos criminales.

Destaca también la “presencia” de rifles y fusiles de asalto calibre 7.62 o AK-47, mejor conocidos como “cuernos de chivo”, los que tienen gran demanda tanto en la delincuencia organizada como en la “ocasional”, toda vez que ambas constituyen un grave peligro para la comunidad en su conjunto. Los encargados de dar seguimiento al armamento decomisado a los “emisarios de la muerte” coinciden en precisar que en más del 90 por ciento el mismo proviene de las más de 12 mil armerías norteamericanas ubicadas en la frontera, lo que demuestra la deficiente vigilancia por parte de las autoridades del vecino país.

Se acreditó que a los “empresarios de la muerte” de los Estados Unidos nada les interesa si con sus armas se comete 100 o 100 mil ejecuciones, ya que para ellos lo importante son los ingresos económicos que obtienen por dicha comercialización, la que todo indica va en constante y permanente aumento. “Con el arsenal asegurado a los delincuentes, en particular los vinculados al narcotráfico, bien se podrían armase a varios Ejércitos centroamericanos” e incluso a las Fuerzas Armada de nuestro país, lo que “dimensiona aún más el esfuerzo realizado por la administración Calderón para el aseguramiento y posterior destrucción de esos artefactos de la muerte, entre los que, se insistió destacan por mucho las metralletas Barret”.

Respecto de la incautación de cartuchos, se estima que suman decenas de millones los decomisados por las autoridades mexicanas a las organizaciones delictivas que operan a lo largo y ancho del territorio nacional. Independientemente de su valor económico, el que es considerable, lo más importante es que se logró cortar, en buena medida, el suministro de parque a decenas de organizaciones delictivas dedicadas al narcotráfico, contrabando, secuestro, extorsión y otras modalidades de la delincuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *