Tras 2 años ausente, dueño de FICREA, Rafael Olvera Amezcua, aparece en corte de EU

  • Por primera vez, tras el desfalco de miles de mexicanos por FICREA, los involucrados aparecerán en público en la corte de EU para recuperar lo robado.

 

  • Rafael Olvera Amezcua, accionista principal de FICREA, a quien se le imputó el robo de 65 millones de dólares.

México, CDMX, 23 de marzo de 2017.- Tras dos años del desfalco a miles de mexicanos, el día de hoy jueves 23 de marzo, FICREA llegará a la corte de Estados Unidos para recuperar lo robado a través de dicha financiera popular.

La audiencia se llevó a cabo el día de hoy a las 10:00 hrs. en el Palacio de Justicia del Condado de Miami-Dade, en Florida. Será la primera vez que aparecerán en público los involucrados luego de dos años de ausencia. Además, ya se tienen programadas diversas audiencias por el caso.

En septiembre del 2016 Javier Navarro, el síndico designado para la recuperación de estos bienes, interpuso una demanda en Miami contra Rafael Olvera Amezcua, accionista principal de la financiera popular.

A Amezcua se le imputó el robo de 65 millones de dólares de las personas que invirtieron en su empresa, según publicó el diario San Antonio Express News. El dueño de FICREA, habría gastado el dinero para adquirir un condominio en la Trump Tower, mismo que está a nombre de Rafael Alejandro Olvera Silva, su hijo.

Según declaraciones recogidas el año pasado, la demanda acusaba que “la empresa, manejada en gran parte a través de la base de operaciones de Olvera Amezcua en Miami-Dade, involucró la transferencia de millones de dólares robados de FICREA a Estados Unidos y otras partes del mundo, la recepción de esos fondos en EU, y el uso de esos recursos para comprar empresas controladas por Olvera, que luego fueron utilizados para la compra de viviendas, yates y autos”.

El diario americano explicó que Amezcua se hizo de un imperio inmobiliario en Florida y Texas, en específico San Antonio, gracias a una nueva empresa que estableció tras el desfalco de FICREA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *