El ritmo del futuro, el ritmo del ahora

Beatriz García

Vivimos en un mundo muy diferente al de nuestros progenitores, y en todo sentido,  pues antes con estudios “básicos” era posible obtener un buen empleo, hoy con estudios de “posgrado” es difícil conseguir una manera digna y retribuirle de vivir por tanto surge la pregunta ¿porque es así nuestro mundo?

Ya no hay tiempo de caminar, antes de correr, la vida orientada a competencia ocasiona que además de hacer las cosas  con  rapidez tienes que tener calidad porque alguien detrás tuyo siempre está en espera de que cometas un error, ahora se vive en un estrés constante por no perder lo que con creces has logrado.

No tiene que ser todo gris, gracias a este ritmo de vida tenemos innovaciones constantes y catárticas que en otros tiempos parecerían ciencia ficción, ¿recuerda cómo empezaron los teléfonos móviles? Su tamaño, peso, teclado, capacidad de almacenamiento,  y funciones han cambiado tan rápido y nosotros lo vemos tan normal, aunque te aseguro que tus padres están algo más que sorprendidos.

Volteamos a ver la industria automotriz, más allá de marcas, modelos, aditamentos estamos viviendo el fin de la era de los autos a combustión interna para adentrarnos en los autos eléctricos, que por cierto ya son una realidad 100% funcional, que han superado los “mitos” de tener una aceleración lenta, poca autonomía o ser inseguros.

Como una pequeña prueba tenemos a la icónica compañía Tesla, del emprendedor sudafricano Elon Musk, quien no sólamente se dedica a la creación de autos eléctricos, sino que fue la primera en la industria automotriz que ha liberado todas las patentes de la compañía como parte de un esfuerzo para combatir el cambio climático. Dejando de lado las cuestiones económicas que esto implica (renuncio a un secreto industrial que le hubiese dejado fuertes regalías económicas) y poniendo el ejemplo a las demás marcas de lo que se viene como “autos del futuro”.

Musk dijo que es escéptico respecto a las patentes, que con demasiada frecuencia sólo sirven “para reprimir el progreso” y ayudar a enriquecer a las grandes corporaciones y abogados en lugar de los inventores.

Muy bien con los logros, pero ¿qué sigue? Actualmente hay un proyecto llamado Hyperloop, una propuesta de medio de transporte que permitiría viajar a velocidades de 1.100 Km/h a través de tubos con aire a baja presión, algo así como lo que vemos en la seria animada de Futurama, ¿lo imaginas en un futuro? ¿Lo crees posible?

Esto y más es lo que tenemos en nuestras manos con este ritmo de vida que exige preparación constante, destrezas para salir adelante que ninguna escuela enseña,  capacidad para adaptarse al cambio constantemente, soportar la incertidumbre de las decisiones que tomamos, buscar más con menos, mejores formas de vivir en un mundo donde cuesta más ganarse la vida, en un mundo donde el ritmo del futuro es el ritmo del ahora.

Lee en la GazzettaDF:

Guanajuato castigará el acoso callejero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *